6 errores que debes evitar al plantearte contratar una web

¿Estas pensando en digitalizar tu negocio? ¿Quieres una página web? En el transcurso de los años nos hemos dado cuenta de que los clientes cometen errores a la hora de plantearse el porque necesitan una página web y con el proceso ellos mismos se dan cuenta de estos y los solucionan.

Si estas planteandote que necesitas una página web o tienda online te hacemos una lista de los errores más comunes para que los tengas en cuenta y tu web sea lo más óptima posible.

 

 
 
1. Debes entender que por norma general lo que necesitas no es una página web sino vender online

 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la web no es un fin en si mismo, sino un medio para lograr un fin. En la mayoría de los casos puede ser darse a conocer, buscar clientes potenciales, vender… Es muy cierto que hay alguna gente que utiliza su web como medio de presenta cómo como los porfolios, pero en general el que quiere una web busca de una manera u otra aumentar su facturación.

Por este motivo debes fijarte bien, si la empresa a la que vas a contratar para el desarrollo no se interesa por el modelo negocio y por como vas a atraer a los visitantes a tu web, hay q ue andarse con ojo. El desarrollo no tendrá en cuenta tus necesidades básicas y tampoco el tráfico posterior y haremos la inversión para nada y las modificaciones a posteriori habrá que abonarlas. Por lo tanto vale la pena tener claro desde el principio el modelo de negocio y que los desarrolladores lo tengan claro.

 

 

2. No haber diseñado previamente una estrategia de crecimiento online

 

Hay clientes que quieren tener una web por tener. Sin ningún fin. Y este es un error muy frecuente. Muchas veces cometen el fallo de invertir en una web, aunque sea barata, que no les servirá de absolutamente nada si no forma parte de una estrategia definida: habrán tirado dinero y a menudo tiempo.

Por ejemplo si tenemos un restaurante que esta repleto todos los días y da una buena rentabilidad, no necesitamos una página web. Con estar en apps como trip advisor y leer los comentarios, será suficiente. Probablemente no obtendremos más beneficios por tener una web. 

Podemos decantarnos por una app para coger cita o digitalizar el bar con un sistema interno de facturas y planificación del restaurante.

En cambio, si lo que deseas es que te encuentren en Google y desde ahí la gente conozca tu restaurante. Entonces si, deberías realizar una página web que se ajuste a tus necesidades.
Lo que tienes que tener claro es que probablemente tener una web ( sobretodo si es una tienda online) cambiará el sistema productivo. En definitiva, una web es el punto de partida de una estrategia online, no al revés. Y hay que tener esa estrategia clara (qué queremos lograr con la web) para definir el desarrollo, o a la hora de intentar rentabilidad la nos podemos llevar sorpresas desagradables.

 

 

3. No contar con un estudio de posicionamiento (SEO) previo.

 

Mucha gente cree que primero deben tener una web y después empezar con su posicionamiento en Google (SEO) Y esto a no se por una causa justificada no tiene mucho sentido. ¿Sería lógico alquilar un local para poner un gimnasio sin hacer primero un estudio de los gimnasios de la zona? ¿Sería lógico abrir una tienda de deportes al lado de otra, sin tener pensado cómo diferenciarnos o si nos resultará rentable?

Una buena estrategia SEO puede costarnos de 700€ para arriba, es indispensable si queremos obtener rentabilidad cuanto antes. Para saber como empezar con una buena estrategia SEO puedes leer otros posts anteriores en los que hemos hablado de esto.

En resumen piensa bien tu estrategia de SEO, observa a tu competencia y piensa bien cuales son tus palabras clave antes de empezar a promocionar tu web.

 

 

4.  ¿Las plantillas prediseñadas son adecuadas?

 

Todo depende, hay ocasiones en las que las plantillas prediseñadas son una guía para los clientes que desconocen sus necesidades. Esas plantillas no son fijas, el programador puede añadir funcionalidad a ella y que se adapte a las necesidades del cliente.

Por otra parte, si tenemos clara la estrategia online previa y nuestras necesidades de posicionamiento, nos daremos cuenta de que éstas deben determinar el desarrollo web, y no al revés.
Por eso las plantillas prediseñadas que se pueden comprar por 50 euros en páginas de descargas no son adecuadas: porque provocan que tengamos que supeditar nuestros objetivos online a lo que ofrecen estas plantillas, y no al revés.

Incluso las plantillas más personalizables tienen funciones que no van a coincidir con lo que necesitamos, o carecen de otras que sí nos serían útiles y provocarán que tengamos que añadir plugins adicionales para aunar todas las soluciones que requerimos. 

Por lo tanto si tienes una estrategia pensada para tu negocio y quieres diferenciarte te interesa una web hecha a medida.

 

 

5. Pensar que cualquier contenido es apropiado para nuestra página web

 

Una web bonita no lo es todo, el contenido de tu página web es lo más importante. Una buena web no se diferencia de la competencia por la belleza sino por ofrecer un contenido interesante y de calidad a sus usuarios.

Hay que tener en cuenta que Google, que cada vez funciona más como el criterio humano, prioriza las webs con unos buenos contenidos incluso por encima de webs estéticamente muy atractivas pero cuyos contenidos son insuficientes o carecen de interés.

Debemos entender que los usuarios llegan a nosotros buscando una información de nuestros productos o servicios, y debemos procurar dársela clara, rápida y profundamente. 
Unos buenos contenidos web, redactados por profesionales de la comunicación online, por lo tanto, son fundamentales. No basta con tener los textos escritos, sino que hay que conceptualizarlos correctamente: saber, por ejemplo, si una idea hay que transmitirla con una imagen al lado de un texto, con una imagen de fondo y un texto sobreimpreso, con un recuadro, con una lista de puntos, etc.

 

 

6. Considerar que una web cara va a cumplir mejor nuestros objetivos o que una web barata es ideal para empezar.

 

Quizá parezca obvio, porque pasa a la hora de contratar prácticamente cualquier cosa, pero no está de más recalcar que la mayor parte de las veces lo barato sale caro, y lo caro no siempre es lo que necesitamos.

Lo ideal para empezar tu negocio online como ya hemos dicho es tener claro lo que quieres, tu objetivos y lo que deseas transmitir. Quizás no sea necesario empezar con una web multimedia y ofrecer todos tus servicios. Un idioma y tus servicios mas importares pueden ayudarte a conocer a tus clientes y ir marcando tu camino.

Esto no va a costar menos de 1.000 euros, hay que tenerlo claro. Una web con un diseño hecho a medida de nuestros contenidos, a un idioma bien desarrollada según una estrategia de posicionamiento, con una portada, tres o cuatro apartados de servicio y un apartado de contacto, nos costará alrededor de 1,000 a 2,000 euros. Claramente a mas funcionalidad y complejidad más dinero… Por lo tanto empieza poco a poco si, pero no con algo cutre o barato por que tus usuarios se quedarán con esa imagen de tu negocio y luego será muy difícil restaurar una imagen de profesionalidad. 

 

 

Desde essedi te ayudamos a definir tu modelo de negocio en una reunión previa en la que intentamos conocerte a ti, tus gustos y lo que necesita tu negocio para diseñar y programar la web que más se adapte a tus necesidades. Si tienes alguna duda o consulta contacta con nosotros.