Dispositivos conectados, dispositivos “hackeados”

Los expertos advierten sobre no proteger nuestros smartphones con un antivirus, ya que son la “nueva puerta de entrada” a nuestros datos personales.

Según los datos, sólo el 29% de nuestros smartphones está cifrado, lo que significa que 71 de cada 100 móviles es susceptible de un robo de información. Esto conlleva desde robo de fotografías hasta datos bancarios.

Los expertos aseguran que una porción de la culpa de esto es nuestra, ya que nos conectamos a cualquier red e instalamos cualquier aplicación, aceptando los permisos que nos demandan a ciegas. No tiene sentido que una aplicación de linterna, que sólo tiene que activar el led, pida permiso para usarla de acceso a la cámara de fotos, acceso a contactos o a administrar contenido en el dispositivo.

Pero no es sólo esto. Las estaciones de carga situadas en estaciones, eventos o en centros comerciales también son puntos de sustracciones de información. Además, los códigos QR que escaneamos para recibir promociones o descuentos también pueden acarrear peligros de acceso a los terminales.

Pedro Martínez, responsable de la HPE Aruba, explica durante la convención Mundo Hacker Day en Madrid que hay una avalancha de dispositivos que se conectan a las redes del trabajo y suponen una amenaza para las empresas.

El problema de algunos dispositivos es que se comportan como ordenadores pero no tienen la posibilidad de instalar dispositivos de seguridad. Un ejemplo podría ser un vehículo inteligente hackeado que altere la información sobre la distancia de otro vehículo a la que tiene que frenar.

Observamos que hay una conciencia importante sbre ello en el mundo empresarial, pero
no en el mundo del consumo. Conectamos nuestra nevera, la televisión o el horno a internet sin
saber el coste que tiene ese acceso”, alerta Martínez.

-Proteger los dispositivos-

En el caso de los móviles la única opción para protegerlos (además de ser precavidos y utilizar nuestro sentido común) es instalar algún sistema de protección antimalware. Respecto a dispositivos conectados, bastaría con programar soluciones que identifiquen quién es quien ha accedido y proporcionar soluciones de seguridad específicas para cada usuario definiendo permisos sobre dispositivos.