Los códigos QR como arma contra el COVID-19

Es posible que en nuestro país, así como en la Unión Europea, no se está dando la justa importancia al rol que los codigos QR están teniendo en la lucha contra el Covid-19 en China. Pero todo apunta a que los códigos QR pueden ser un arma de lucha efectiva y sencilla de aplicar en nuestro entorno para el control del virus.

Los códigos QR son «palabras» o «valores» representados de tal forma que sean fácilmente legibles por una cámara de móvil de cualquier resolución. Generar un código QR es realmente sencillo y existen varias herramientas en internet que nos ayudan a comprobarlo.

 

¿Por qué nos pueden ayudar los códigos QR en la lucha contra el COVID-19?
  1. Son compatibles con la gran mayoría de dispositivos SmartPhone que circulan hoy en día en nuestro país. Es compatible cualquier móvil que tenga una cámara y una conexión internet
  2. Son fáciles de conseguir. Se pueden imprimir con cualquier impresora. En casa, en oficinas, en cualquier lugar donde se disponga de una impresora.

 

¿Cómo nos pueden ayudar los códigos QR en la lucha contra el COVID-19?

Se puede crear una aplicación para movil que, sin necesidad de registrar datos personales, proporcione a un servidor remoto información sobre nuestra localización. Los ciudadanos deberán de escanear un código Qr antes de entrar en algún lugar. El código Qr habrá sido proporcionado por la misma APP y  no necesariamente deberá de contener información geo-localizada. Cuando algún usuario de la APP resulte positivo al COVID-19 entonces el sistema buscará en su historial todas los códigos QR que ha visitado y de tal forma sabrá cuales son todas las personas que han estado en los mismos lugares que el positivo en COVID-19 en un determinado periodo de tiempo.

El sistema avisará a las personas que hayan coincidido con el enfermo  y les recomendará que contacten con Sanidad, para darles instrucciones de como pueden proceder. Si Sanidad hace el test a esta persobna y resulta positivo el sistema contactará de inmediato con las personas de contacto del nuevo enfermo y el procedimiento se repetira hasta erradicar el problema.

 

¿Cómo se puede implantar un sistema así?

Hay dos partes fundamentales para permitir el correcto funcionamiento de este sistema: la cooperación de los ciudadanos y  la de los responsables de las instalaciones donde se implanta. Los ciudadanos deberán concienciarse y cooperar proporcionando la información a través de la APP (registrandose y luego escanendo los codigos QR cuando los vean), las instalaciones donde está presente el sistema deberán asegurar que sus usuarios lo utilicen antes de entrar.

 

Esquema de posible funcionamiento del algoritmo de detección de contactos

Vamos a ver un escenario posible, donde hay 4 usuarios que interactuan con 4 códigos QR.

Los códigos representan 4 instalaciones o partes de ellas, las flechas representan la acción de «escanear» el código y se reporta la hora.

 

 

En este sencillo escenario se muestra el dia 1. En este dia

  • El usuario A visita el código A a las 10:00 AM y el código C a las 12:00PM.
  • El usuario B visita el codigo C a las 12:05PM y el código E a las 11:00AM.
  • El usuario C visita el codigo A las 10:15AM y el código B a las 15:00PM
  • El usuario D visita el códgio C a las 19:00PM y el D las 17:00PM

Si, por ejemplo, el usuario A es detectado como positivo al Sars-ncov-2 al dia 2. Sería facil detectar cuales son los posibles contactos de este usuario.

 

 

El sistema, en este punto puede avisar a los usuarios que han estado en el mismo lugar en un rango de tiempo determinado. En este caso, por ejemplo, los usuarios C y B han coincidido con el usuario A en los códigos A y C respectivamente.  El usuario D no se considera como posible contacto ya que visitó el código C 7 horas después del usuario A.

Estado del sistema después de la detección de contactos.

 

 

Conclusiones

Un sistema de códigos QR similar al de China nos permite llevar un control sobre los posibles contagios de una forma eficaz y rápida. No se necesitan datos GPS de los usuarios (ni de los códigos QR) para que funcione y tampoco se necesita de tecnologías (como el Bluetooth de bajo consumo) que a día de hoy están solo disponibles en los dispositivos de última generación.

Este sistema además nos protege de posibles contactos indirectos ya que se tiene en cuenta el lugar donde ha estado un usuario en vez de su contacto (o cercanía) directo con otros usuarios.

Si, por ejemplo, el usuario A infecta involuntariamente una superficie (estornudo, por ejemplo), el sistema por códigos QR funcionaría (cuando el codigo QR esté cerca de la superficie) mientras que el sistema por Bluetooth no.

Essedi pone a disposición todos sus recursos en una posible cooperación con un proyecto similar a este.

 

Un abrazo virtual

Dario